sábado, 8 de junio de 2013

Algunas reflexiones sobre el miedo (II)


Encontré este texto en el blog Shesends.org, de H. Sherman, y, con su permiso lo he traducido y aquí os lo paso. Relata su historia con el miedo a volar y nos da algunos consejos útiles para practicar e intentar afrontarlo.



Superar el miedo al ir de primera o al llegar a lo alto de un problema de bloque es un obstáculo importante para muchxs escaladorxs. Durante años, iba de segunda en los 5.12 de mi compañero, al tiempo que tenía demasiado miedo para ir de primera, incluso en los 5.8. Cuando intentaba ir de primera se daban muchos “pilla”, lágrimas y frustración. No fue hasta un cumpleaños en que finalmente hice algo para cambiar la forma de percibir el miedo y cómo me afectaba. Tenía amigos que, para su cumpleaños, intentaban hacer tantas vías o resolver tantos bloques como años estaban cumpliendo. Para mi cumpleaños, decidí que iba a volar tantas veces como años tenía. Esto fue un punto de transición para mí, que me embaucó para ir de primera en mis proyectos, para pegarme vuelos y sentirme mentalmente fuerte. Creo que algo de lo que la mayoría de nosotrxs no nos damos cuenta es que todo el mundo tiene miedo, lo que nos distingue es cómo lo gestionamos. Para mí, enfrentarme al miedo es equiparable a ser una adicta, es una batalla constante. Un adicto se considera a sí mismo un adicto de por vida y el miedo a volar nunca se irá realmente, pero cuanto más vayas de primera, mejor podrás enfrentarte al miedo. Es una batalla constante. No puedes pretender superar el miedo a ir de primera si no vas de primera. Cada vez que te fuerzas a afrontar el miedo, te será más fácil, cada vez que dejes que el miedo pueda más que tú, te será más difícil. Es una batalla constante que nunca acaba. Abajo hay algunos consejos que me han ayudado a lo largo de los años y que espero que también puedan ayudarte a ti.



  • Estate tranquila. Si tu compañerx y tú sabéis qué estáis haciendo y estáis escalando vías seguras entonces no hay por qué tener miedo a caer. Si te preocupa la capacidad de alguien para asegurarte de forma segura, no dejes que esa persona te asegure. Si tienes un buen asegurador o alguien atento a lo que haces y os metéis en vías bien equipadas, no hay nada que temer.

  • Identifica la diferencia entre el peligro real y el miedo irracional. ¿Tienes miedo porque el equipamiento es malo, porque hay un saliente peligroso con el que puedes chocar si caes, o simplemente tienes miedo sin un peligro real? Cuanto mejor evalúes el peligro real, mejor podrás abrirte camino dejando atrás el miedo irracional.

  • Escala con gente en la que confías y que te apoyan como quieres que te apoyen. Algunxs de mis aseguradorxs favoritxs son lxs que me animan cuidadosamente mientras escalo. Cuando oigo a mi asegurador/a animándome a “respirar” o diciéndome que lo estoy “haciendo bien”, sé que está prestándome atención y eso me permite olvidarme del aseguramiento y centrarme en lo que estoy haciendo. Cuando me siento muy nerviosa siempre pido a mi asegurador/a que no hable con otrxs escaladorxs, así sé que su atención está centrada en mí.

  • Líbrate de las distracciones. Si tienes niñxs, mascotas o compañerxs que son una distracción para ti, pídeles que se vayan mientras escalas o que estén en silencio para que no te distraigan.

  • Sé eficiente al chapar o al colocar cacharros. No hay nada más escalofriante que tener un montón de cuerda bajo tus pies y no poder chapar. Practica el chapaje incluso en una posición estresante, será una cosa menos en la que pensar.

  • Respira. Frecuentemente me encuentro que, cuando siento miedo, unas cuantas respiraciones profundas, al tiempo que intento relajar mi fuerza al agarrarme, pueden hacer milagros.

  • Deja de ir de segunda. Cada vez que haces un top-rope pierdes parte de lo que habías mejorado mentalmente y por lo que habías trabajado tan duro. Si la escalada es segura no hay motivo para ir de segundx.

  • Bloquea el miedo. Una vez que tengas claro que el miedo es irracional y que la caída es segura, simplemente muévete. Intenta ignorar el miedo y fuérzate a seguir adelante. Cada vez que lo hagas, te será más fácil.

  • Vuela. Necesitas caer para sentirte mejor al hacerlo. Probablemente habrán lágrimas pero serán temporales, la satisfacción de vencer al miedo durará más y prometo que será más fácil.

  • Permítete algunos pasos atrás de vez en cuando. Siguen habiendo días en los que siento que el miedo irracional me supera al escalar en vías que normalmente serían de calentamiento. Está bien, simplemente no dejes que estos días te impidan funcionar y te hagan retroceder a los viejos hábitos y excusas, como por ejemplo ir de segunda.


Nota:

Cuando topé con el blog de Hilary y su introducción, pensé que refleja bien parte de mis percepciones de la escalada. Por ello, también la he traducido y os la dejo aquí:

Como mujer que lleva escalando muchos años, a menudo me encuentro con que me gustaría ser uno más entre los chicos y no ser vista como alguien diferente. Otras veces me doy cuenta de que las mujeres son diferentes y también está bien reconocerlo. Esta web pretende honorar lo que hace que las mujeres escaladoras sean tan increíbles y ayudarnos a ser las mejores escaladoras que podamos ser.



Y para acabar, thanks, Hilary, for your great work!


* Foto: Paula Pera en http://vertigoextremo.com.ar/escalada/perder-el-miedo-a-la-caida-en-escalada/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada